Las reuniones de verano nos hacen que parezca imposible seguir una dieta equilibrada pero, ¿tenemos que renunciar al verano si no queremos ganar peso? La respuesta es no, puesto que ningún alimento engorda, lo que engorda es el uso que hagas de él. Los helados italianos con base de leche pueden sustituir una merienda de un niño y de un adulto (eventualmente) debido a su composición nutricional, pero existen otras maneras de disfrutar de unas meriendas sanas sin tener que sumar demasiadas calorías a nuestra dieta.

Helado

Helado

Un batido de frutas con leche desnatada, nos ayudan a realizar unas meriendas sanas y bajas en calorías, pudiendo usar la fruta que más nos guste y cambiar su textura con un poco de hielo picado para que refresque más.

Un yogur natural desnatado con frutos rojos es una merienda sana y con bajo aporte calórico, que  además nos aporta numerosos antioxidantes naturales que nos ayudan a proteger la piel de los efectos del sol.

Una gelatina de zumo de fruta natural, nos proporciona menor cantidad de vitaminas y fibra que si tomamos la pieza de fruta pero nos hidrata bien y es muy aceptada por los niños, siendo mejor opción que un zumo de frutas preparado. Para elaborarla, exprimimos zumo de la fruta que deseemos y lo calentamos, mientras hidratamos las hojas de gelatina neutra, cuando estén hidratadas las disolvemos en el zumo de fruta caliente , metemos en un recipiente y esperamos a que se enfríe. Además dentro de la gelatina podemos introducir trozos de la misma fruta, y quedan unos resultados tan espectaculares como este:

Gelatina con frutas

Gelatina

La leche merengada, es otra buena opción que refresca e hidrata, aportándonos un alto contenido en calcio. Para elaborarla, hervimos leche desnatada con una rama de canela y piel de limón, sustituimos el azúcar por edulcorante, preferiblemente de origen natural como la stevia y dejamos enfriar.

Las brochetas de fruta son la mejor elección, nos refrescan, hidratan, proporcionándonos sensación de saciedad por más tiempo y nos aportan vitaminas, minerales , antioxidantes y fibra. Aprovechando las frutas de temporada como la sandía que tienen mayor cantidad de agua en su composición y por tanto menor aporte calórico. Intercalando colores y pidiendo a los más pequeños su ayuda para elaborarlas, hacen de ellas un alimento muy llamativo para ellos. Además se pueden usar moldes para darles a los cortes formas originales y que sean más atractivas para los peques 🙂

Brochetas de frutas

Brochetas de frutas

Post realizado por Carmen Ortega Hurtado

PIDE CITA AHORA